Nuestro compromiso con cada proyecto se ha trasladado desde siempre también a nuestro entorno, al espacio desde el que construimos día a día Coremain. Y dentro de esta responsabilidad con nuestro entorno, hemos impulsado una política de protección del medio ambiente y de sostenibilidad con el objetivo de reducir al máximo el impacto ambiental de nuestra actividad diaria, a través de una correcta gestión de la energía o de los residuos.- Esta política está avalada por la certificación ISO 14001 con la que contamos desde el año 2010. Si nuestro trabajo diario se define por la mejora de la eficiencia y la búsqueda de sostenibilidad para nuestros clientes, no íbamos a ser menos con el planeta.

Aprovechando que hoy, 5 de junio, se celebra el Día Mundial del Medio Ambiente, compartimos las buenas prácticas ambientales impulsadas desde el área de Calidad, además de algunos datos que avalan este compromiso.

Más de 64 toneladas de residuos electrónicos reciclados

Desde 2010 hemos conseguido reciclar a través del gestor autorizado más de 64.000 kilogramos de residuos electrónicos y 114 kg de pilas. Pero, además, nuestra política de separación de residuos nos ha permitido separar para su correcto reciclado 22.445 kg de papel y cartón y hasta 15.000 kg de plásticos y envases en los últimos nueve años. 

¿Cómo lo hemos conseguido? A través de una política ambiental compartida por todo el equipo humano de la compañía, basado en la triple R –reducir, reutilizar y reciclar-, y dentro de nuestra política de RSC. Desde Coremain se informa y conciencia a toda la plantilla sobre la importancia que tiene la separación de residuos para su posterior reciclaje y revalorización, especialmente en el caso de productos con sustancias contaminantes como pilas, tubos fluorescentes o equipos electrónicos.

Concienciación sobre el consumo eléctrico

En Coremain seguimos la política de ‘cuanto menos papel, mejor’, por lo que fomentamos la reducción del uso e impresión de papeles -solamente aquellos documentos que sean realmente necesarios, cerciorándose primero de que el documento esté correcto, del número de copias y del uso de ‘doble cara’ para optimizar papel-. En la producción de papel y de tintas se incurre en un elevado gasto de energía y materiales, con la consecuente emisión de contaminantes y la reducción de hábitat natural, por lo que consideramos prioritario la optimización del uso de este recurso. Por otro lado, en relación al consumo energético, tenemos muy presente los impactos negativos de la producción de electricidad, por lo que nuestros equipos están programados para minimizar el consumo de electricidad con medidas como el apagado automático de ordenadores, pantallas y portátiles al detectar inactividad, o el encendido de escáneres y monitores de CPD sólo en el momento de su utilización, entre otras.

Se trata de una serie de medidas que ya se han convertido en pequeños gestos cotidianos con los que pretendemos ayudar a cuidar el planeta. No olvidamos que no Tierra no hay más que una.